¿Que son los lubricantes de grado alimentario?

Los lubricantes de grado alimentario deben ser tratados como aditivos alimentarios en potencia, ya que es inevitable que haya pérdidas de lubricante sobre los alimentos en la cadena de procesamiento, a través de fugas, sobre-lubricación de los equipos, aplicación poco cuidadosa durante el mantenimiento. Hoy en día las líneas de producción en la industria farmacéutica, alimentaria y de bebidas son más rápidas y exigentes que nunca, por lo que es de vital importancia elegir el lubricante de grado alimentario más apropiado para cada caso.

Un aceite o grasa lubricante se puede certificar como de grado alimentario cuando, en el caso de contaminación accidental, está presente en no más de 10mg por kilo de producto y no debe ningún peligro fisiológico para el consumo, o altera de forma alguna el olor o sabor del producto.

Antes de existir la NSF Internacional, los lubricantes para uso alimentario debían ser aprobados por la USDA, hasta que en 1998 se decidió transferir las competencias de certificación de seguridad alimentaria al NSF, aunque los requerimientos para obtener la certificación H1 se mantuvieron.

Muchos fabricantes de lubricantes se refieren a sus productos como de “grado alimentario”, pero es importante saber que única y exclusivamente los lubricantes y grasas con certificación NSF H1 pueden ser empleados con seguridad en la industria alimentaria y farmacéutica.

Los últimos avances tecnológicos en el campo de la tribología han permitido desarrollar lubricantes y grasas con certificación NSF H1 que igualan, y en muchos casos superan, el rendimiento de los lubricantes industriales convencionales.

Todos los lubricantes, incluyendo los de grado alimentario, deben proporcionar una lubricación adecuada en los pares metal-metal. Propiedades anti-desgaste, de extrema presión, soportando altas cargas, estabilidad a la oxidación, inhibidores de corrosión, compatibilidad con juntas y la necesidad de trabajar en ambientes extremos en temperaturas y humedad son las características exigibles a los modernos lubricantes que nos encontramos en el mercado.

Deben además soportar niveles importantes de contaminantes, tales como agua de proceso, vapor, chorros de agua a alta presión para limpieza, ambientes ácidos. Los lubricantes de grado alimentario además deben ser capaces de soportar contaminación de azucares, químicos y otras sustancias que están presentes durante el proceso de fabricación alimentaria.

H1- Lubricantes con contacto accidental con alimentos. Las formulaciones que pueden ser utilizadas como lubricantes, anti-corrosivos, o anti-adherentes, cuando haya posibilidad de contacto accidental con alimentos, cuando hayan sido formuladas siguiendo las directivas de la norma CFR título 21 sección 178.3570. La cantidad empleada deberá ser la mínima imprescindible para lograr la función requerida. Cuando un producto sea utilizado como film anticorrosivo, deberá ser limpiado antes de instalarlo de nuevo en producción.

H2 – Lubricantes sin contacto con alimentos. Estos productos pueden ser utilizados en equipos y piezas donde no exista posibilidad alguna que entre en contacto con los productos alimentarios. Hay otras que no son aceptables por motivos toxicológicos u otros, por lo que cada formulación deberá ser evaluada cuidadosamente.

3H – Anti-adherentes. Estos productos son utilizados en parrillas, cortadores y todo tipo de superficies en contacto con productos cárnicos para prevenir su adherencia durante el procesado. Normalmente estarán compuestos de aceites ligeros como el de maíz, semilla de algodón o de soja, y cumplirán con la CFR 21.

H3 Aceites solubles. Estos productos son empleados para evitar la corrosión en todo tipo de piezas metálicas, tales como ganchos, carritos y equipos similares. Los equipos y piezas tratados con estos aceites solubles deberán ser limpiados con agua o un trapo antes de ponerlos en contacto con los alimentos. Pueden estar compuestos por los siguientes aceites:

Aceites comestibles (Aceite de maíz, semilla de algodón, soja) que cumplan con la CFR 21.

Aceites minerales que cumplan con la CFR 21

Sustancias GRAS (Generalmente reconocidas como seguras) que cumplan con la CFR 21.

HT1 – Aceites de transferencia térmica con contacto accidental. Estos productos son utilizados como fluidos de transferencia térmica en los circuitos primarios y secundarios de sistemas de producción alimentaria. Los fluidos que pueden utilizarse como grado alimentario HT1  deben cumplir la CFR título 21, sección 178.3570. La cantidad a emplear deberá ser la mínima imprescindible para el propósito para el que está diseñado el fluido.

En Ecuador, la empresa Tecasen S.A. ofrece soluciones en lubricantes especializados para la Industria Alimenticia, puede contactarse al número: (04) 268-0910, al correo: jadum@tecasen.com o a su sitio web: www.tecasen.com.

Artículo realizado por:

Isabel Gil Alonso

Recuperado de: https://www.brettis.com/blog/194-%C2%BFque-son-los-lubricantes-de-grado-alimentario

Entradas recientes

Deja un comentario